Pruebas de esfuerzo en Clínica Juaneda Palma de Mallorca 971 73 16 47971 73 16 47

Volver 23/05/2015

Generalidades de la prueba de esfuerzo

Medicina del Deporte

Qué es?

La prueba de esfuerzo (ergometría) es una herramienta barata y útil que proporciona información sobre el estado del corazón y de la condición física en gente enferma y sana.

Consiste en someter al paciente a un esfuerzo progresivo, submáximo o máximo, y ver como se adapta el corazón a este esfuerzo. Se realiza en una cinta sin fin o en una bicicleta ergométrica.

 

Qué diferencia hay con la prueba de esfuerzo en cardiología?

En Cardiología la prueba la hace un cardiólogo, y se hace con personas enfermas o aparentemente sanas con sospecha de enfermedad del corazón, generalmente adultos o mayores, a fin de diagnosticar una posible falta de riego del corazón, estimar complicaciones futuras, ver los efectos de un tratamiento aplicado, y valorar su capacidad de esfuerzo.

En Medicina del Deporte, la hace un especialista en la materia, y se realiza con personas aparentemente sanas o deportistas, generalmente niños, adolescentes y adultos, que piensan hacer o hacen ejercicio, a fin de descartar problemas cardíacos durante el esfuerzo, pero evaluando con más detalle el nivel de condición física.

Para qué sirve?

Primero descarta posibles problemas cardíacos con el esfuerzo (salud), y segundo, evalúa el nivel de aptitud física, controla los progresos del entrenamiento y sirve para su programación, ayuda mucho en la detección del sobreentrenamiento, y es fundamental para la prescripción de ejercicio físico (rendimiento).

 

Quién la debería hacer?

Es recomendable para deportistas o gente muy activa, así como aquellas personas, niños o adultos, que se inicien en una actividad física o deporte, que desean conocer su nivel de condición física y nivel de adaptación cardiaca al esfuerzo.

Es más recomendable, en hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 55, o aquellos que tienen más de dos factores de riesgo (historia familiar de problemas del corazón, tabaco, tensión arterial alta, colesterol alto, problemas con el azúcar en sangre, obesos, sedentarios), y que van a hacer ejercicio intenso

Cada cuánto hay que hacerla?

En deportes federados, cada 2 o 3 años, y en actividades físicas no federadas (no hay competición) cada 4-5 años.

En general, los niños a partir de los 12 años aproximadamente hasta la adolescencia que participan en deportes de competición deberían hacerla cada 2 o 3 años; las personas adultas o mayores que hacen actividad física pueden hacerla cada 4-5 años. Los deportistas profesionales la hacen anualmente.

Como es el procedimiento?

Se le explicará previamente como funciona la prueba.

Este tipo de pruebas de esfuerzo solo la debe de hacer un médico.

Durante la prueba, será conectado al equipo para monitorizar su corazón (se le pegan unos plásticos en el pecho conectados con un cable) y tensión arterial. La prueba se puede hacer en una bicicleta o en una cinta rodante. La prueba comienza con una intensidad suave y cada pocos minutos aumenta el esfuerzo progresivamente. El paciente se puede detener en cualquier momento si lo requiere. Las pruebas suelen durar entre 8 a 12 minutos, aunque no hay un tiempo límite. Normalmente se le pide que se esfuerce hasta el límite de su capacidad.

Durante la prueba de esfuerzo se monitorizan y registran diversas cosas:

El ritmo y la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, y un electrocardiograma.

 

Qué tipos de pruebas hay?

Pueden ser sencillas o más complejas.

Se hacen normalmente en una cinta rodante o en una bicicleta ergométrica. Pueden hacerse sin llegar al máximo esfuerzo (submáxima) o hasta llegar al mismo (máxima). Esta última es más utilizada en medicina del deporte.

La estimación de la condición física se hace en forma indirecta, aunque también se puede hacer directamente midiendo los gases que respira el individuo (ergoespirometría) debiendo el individuo respirar con una mascarilla, prueba que brinda datos más detallados y precisos.

En algunos casos, se determina el ácido láctico, relacionado con el rendimiento, mediante al análisis de una pequeña gota de sangre extraída de un pequeño pinchazo en la oreja.

Hay riesgos?

Casi no hay. Puede haber dolor de pecho o mareos raramente, y más comúnmente dolor de piernas, lo cuál se debe comentar al médico. El caso de una complicación seria es muy bajo, desde ya, es mucho menor que el riesgo de sufrir un accidente de tráfico. Si sucede algo, está en el mejor sitio para que suceda, ya que el médico y el lugar donde se hace, están preparados para estas complicaciones.

 

Qué información práctica me da?

Una vez terminada la prueba deben de interpretarse los datos, que junto con los otros datos o resultados de la historia médica, sirven para elaborar un informe médico.

En el mismo constará el estado de salud de su corazón, así como su nivel de condición física y su grado de adaptación física al esfuerzo. Según esos valores, se le podrá orientar individualmente sobre el nivel de intensidad adecuado para usted y otros consejos de prescripción de ejercicio; también otros datos serán útiles para que el entrenador planifique mejor su entrenamiento.

 

Como se debe ir preparado a la prueba?

No debe ni fumar ni hacer ejercicios intensos en las 24 horas previas a la prueba. Tampoco debe ingerir alimentos ni bebidas alcohólicas o estimulantes en las 3 horas previas.

Para la prueba, se debe acudir con ropa confortable para realizar ejercicio, incluyendo calzado deportivo, y en el caso de mujeres con una blusa cómoda o un sujetador pequeño.

Miembro de:
Asociación Balear de Medicina del Deporte

Asociación Balear de
Medicina del Deporte

Sociedad Española de Medicina del Deporte

Sociedad Española de
Medicina del Deporte

Colegio Americano de Medicina del Deporte

Colegio Americano de
Medicina del Deporte

Sociedad Respiratoria Europea

Sociedad Respiratoria Europea

Recomendado por:
Federació Balear de Muntanyisme i escalada

Federació Balear de
Muntanyisme i escalada

Salud y Deporte

Prueba de esfuerzo
acreditada

Fundación Respiralia

Fundación Respiralia
Fibrosis Quística