Prueba de esfuerzo en Mallorca
Rehabilitación Cardiaca Mallorca

Aptitud Cardiorrespiratoria, enfermedad y mortalidad: una revisión sistemática

El objetivo del artículo fue examinar y resumir la evidencia de metaanálisis de estudios de cohortes que evaluaron las asociaciones predictivas entre la aptitud cardiorrespiratoria (ACR) y la salud en adultos.

  • Se identificaron 9062 artículos, de los cuales se incluyeron 26 revisiones sistemáticas representando a más de 20,9 millones de observaciones de 199 estudios.
  • Se encontraron ocho metaanálisis que describían cinco resultados de mortalidad únicos en poblaciones generales.
    • La ACR tuvo la mayor reducción del riesgo de mortalidad por todas las causas al comparar la ACR alta con la baja
    • Una relación de dosis-respuesta por cada 1 MET más alto de ACR se asoció con una reducción del 11%-17% en la mortalidad por todas las causas

  • Para los resultados de incidencia, nueve metaanálisis describieron 12 resultados únicos.
    • La ACR se asoció con la mayor reducción del riesgo de incidencia de insuficiencia cardíaca al comparar la ACR alta con la baja
    • Una relación de dosis-respuesta por cada 1-MET más alto de ACR se asoció con una reducción del 18% en la insuficiencia cardíaca

  • Entre las personas que viven con enfermedades crónicas, nueve metaanálisis describieron cuatro resultados únicos.
    • La ACR se asoció con una reducción del 25% en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
    • La ACR se asoció con una reducción del 30% en el riesgo de desarrollar cáncer.
    • La ACR se asoció con una reducción del 45% en el riesgo de desarrollar accidente cerebrovascular.
    • La ACR se asoció con una reducción del 29% en el riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Conclusión

  • Se encontró evidencia consistente de que la ACR alta se asocia con un menor riesgo de una variedad de resultados de mortalidad y enfermedades crónicas en poblaciones generales y clínicas.
  • Estos hallazgos sugieren que la ACR es un importante factor de riesgo modificable para la salud y la longevidad.

Puntos clave

  • La ACR es un fuerte predictor consistente de la morbilidad y la mortalidad entre los adultos.
  • Las personas con una ACR alta tienen un menor riesgo de morir por todas las causas, desarrollar enfermedades crónicas y ser hospitalizadas.
  • La mejora de la ACR es una estrategia importante para mejorar la salud y la longevidad.

Recomendaciones

  • Se recomienda que todos los adultos participen en actividades de ejercicio regular para mejorar su ACR.
  • Los profesionales de la salud deben evaluar la ACR de sus pacientes y proporcionar asesoramiento sobre cómo mejorarla.
  • Se deben desarrollar e implementar políticas y programas para promover la actividad física y mejorar la ACR en la población general.

COMENTARIOS ADICIONALES

Como se mejora la ACR

Básicamente con el ejercicio físico aeróbico (caminar, correr, bicicleta, nadar), aunque también mejora al dejar de fumar y al perder peso.

Como medimos la ACR

La forma más recomendable es mediante una prueba de esfuerzo donde podemos medir de forma objetiva en nivel de ACR, en METs. También hay pruebas de campo que pueden estimar la ACR.

Cuánto tiempo se tarda en mejorar

En general, un aumento de 1 MET puede llevar 3 meses en personas cardíacas, sedentarias o poco activas, aunque se puede llegar a más.

En un deportista, el tiempo puede ser menor, por ejemplo de 1 mes.

Esto varía entre las personas, pero es necesario hacer la cantidad e intensidad adecuada de ejercicio (duración de la sesión, intensidad del ejercicio y la frecuencia semanal).

Referencia

  • Prince, SA, Lang, JJ, Merucci, K, Cadenas-Sanchez, C, Fraser, BJ, Chaput, JP, Manyanga, T, McGrath, R, Ortega, FB, Singh, B, Tomkinson, GR, Tremblay, MS, Ainsworth, BE, Anderson, SD, Joyner, MJ, & Haskell, WL (2024). Cardiorespiratory fitness is a strong and consistent predictor of morbidity and mortality among adults: an overview of meta-analyses representing over 20.9 million observations from 199 unique cohort studies. British Journal of Sports Medicine, 1-10.
ENLACE AL ARTÍCULO